Contaminación del agua de tormenta 101

El agua de tormenta es mucho más que solo agua.

Es el agua que fluye hacia los drenajes pluviales durante y después de una lluvia. Luego, se dirige hacia lagos, arroyos, ríos y océanos cercanos, de manera que nuestras calles y barrios no se inundan. Este control del agua de tormenta es necesario cuando la tierra no puede absorberla, ya sea porque está cubierta por superficies no porosas, como estacionamientos y calles, o porque el suelo es demasiado duro para absorberla. Otros recursos hídricos que llegan a nuestros sistemas de alcantarillas son aquellos que provienen de actividades como el lavado de autos y el riego del césped.

Y es mucho más que agua lo que ingresa al drenaje pluvial. La lista de elementos que causan la contaminación del agua de tormenta es larga y complicada. Según el lugar donde viva, el agua de tormenta puede contener químicos, como aceites, fertilizantes, limpiadores y pesticidas. Además, también pueden llegar a los lagos y ríos, residuos fisiológicos de mascotas, hojas, recortes de césped, jabones, detergentes, basura y hasta partículas del escape de los automóviles. Todos estos elementos pueden contaminar los lagos y los ríos y dañar a los peces y a la vida silvestre.

Los efectos de la contaminación del agua de tormenta que llega a nuestros lagos, ríos y océanos a partir de los desagües de tormentas se evidencian de muchas maneras. Los químicos pueden causar enfermedades graves en los peces y en la vida silvestre. Los residuos fisiológicos de las mascotas contribuyen al desarrollo de bacterias y transmiten enfermedades entre plantas, animales y humanos. Tanto el césped cortado como las hojas se descomponen y le quitan al agua el oxígeno que las plantas y los animales necesitan para vivir.

BUSCAR UN
DISTRIBUIDOR
EE. UU./Canadá:
Internacional:
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software