Estanques de retención y detención
Los estanques de retención y detención son cuerpos de agua creados por el hombre que recolectan los desagües, incluidos los desagües de tormentas, provenientes de los terrenos más altos. Estos estanques se utilizan para controlar el desagüe y la erosión que causan los nuevos desarrollos, como un barrio, un centro de compras, una carretera o un estacionamiento.  

¿Cuál es la diferencia?
Un estanque de retención tiene un nivel de agua fluctuante, que varía según la cantidad de lluvia, pero siempre retiene algo de agua. Los estanques de detención están diseñados para evitar inundaciones ya que retienen el agua de tormenta durante períodos de lluvia abundante, la convierten en desagüe y la liberan lentamente.

¿De qué manera elimina la contaminación?
Los estanques de retención se construyen generalmente en áreas muy desarrolladas en las que las superficies de concreto evitan que el agua vuelva a la tierra. El agua de tormenta arrastra los contaminantes de la superficie, como aceite de automóviles, pesticidas, fertilizantes y otros químicos nocivos, hacia el estanque. Esto evita que lleguen a los ríos y lagos y se descompongan mediante procesos biológicos.

Más información
La mayoría de las ciudades requiere estanques de retención para ciertos proyectos de construcción. Averigüe si su ciudad los requiere antes de construir.

BUSCAR UN
DISTRIBUIDOR
EE. UU./Canadá:
Internacional:
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software